Todo lo que necesitas saber para elegir un lubricante

 


La lubricaciòn ìntima es esencial para que los actos sexuales sean más placenteros y sin molestias. Los lubricantes trabajan para reducir la fricción entre la piel, la persona, el objeto o la parte del cuerpo que está utilizando, lo que puede eliminar el roce incómodo.

¿Por qué usar lubricante


¡El lubricante es grande! Puede ser una gran adición a su experiencia sexual. No debe sentirse avergonzado de usar un lubricante personal. Muchas personas que producen grandes cantidades de fluidos vaginales siguen optando por usar un lubricante para aumentar aún más su placer sexual.

Algunas personas pueden experimentar sequedad vaginal, lo que puede provocar molestias o dolor durante las relaciones sexuales. En estas situaciones, un lubricante puede ser útil.

Después de la menopausia, el área genitourinaria (que incluye la vagina y la vulva) puede cambiar y atrofiarse debido a la disminución de los niveles de estrógeno, los tejidos se vuelven más delgados, menos flexibles, reciben menos flujo sanguíneo y producen menos fluidos vaginales naturales lo que conlleva a más sequedad vaginal

Lubricantes producidos por tu cuerpo.

Hay muchos fluidos que produce su cuerpo que pueden actuar como lubricantes, muchos de los cuales dependen de dónde se encuentre en su ciclo:

El fluido cervical, particularmente en el momento de la ovulaciòn, le proporcionará un deslizamiento más resbaladizo (solo recuerde que tener relaciones sexuales heterosexuales sin protección en el momento de la ovulación tiene la mayor probabilidad de embarazo).

El lìquido vaginal y de exitaciòn está disponible para usted durante todo el mes para ayudar a humedecer y lubricar su vagina. Asegúrate de tener suficiente tiempo para los juegos previos para permitir que tu camino de activación produzca suficientes líquidos.

La saliva como lubricante. Usar su propia saliva para masturbarse puede en realidad proteger contra el desarrollo de la cándida vulvovaginal. Los investigadores creen que esto podría deberse a algunas de las bacterias protectoras y propiedades antifúngicas que se encuentran en la saliva, además de la falta de respuesta inmunitaria contra sus propios líquidos. En comparación, recibir el cunnilingus (sexo oral en la vulva) puede aumentar sus probabilidades de contraer una infección por cándida.





Cómo escoger un lubricante


El lubricante a base de agua es su apuesta más segura para comenzar. Puede usarse para todas sus necesidades sexuales: sexo con penetración, masturbación y juegos sexuales. Los lubricantes a base de agua también son ideales para personas con piel sensible o irritación vaginal, y se pueden usar con condones y juguetes sexuales. También son realmente fáciles de limpiar en sábanas y ropa.

Sin embargo, los lubricantes a base de agua tienen algunas desventajas. No son buenos para el sexo con agua / ducha, ya que simplemente se lavarán. Además, los lubricantes a base de agua tienden a volverse pegajosos y requieren una nueva aplicación frecuente. Entonces, si planeas tener sexo en maratón, podríamos sugerir otro tipo de lubricación.

El lubricante a base de silicona es duradero, ideal para una sesión más larga. Requiere que se aplique menos lubricante y se debe volver a aplicar con menos frecuencia. Los lubricantes a base de silicona también son excelentes para el sexo o la masturbación  en la ducha, ya que no se lavan tan fácilmente. Los lubricantes a base de silicona son un poco más tediosos de lavar, ya que necesitarás jabón y agua para limpiarlos después. A veces, estos lubricantes también pueden manchar la ropa.

Los lubricantes a base de silicona no se recomienda usarse con juguetes sexuales a base de silicona, ya que pueden romper la goma con el tiempo. Sin embargo, esto no significa que todos los juguetes sexuales estén fuera del alcance de los lubricantes; hay muchos juguetes hechos de otros materiales, como plástico duro, vidrio y acero.

El lubricante a base de aceite también proporciona una sensación resbaladiza que dura más que el lubricante a base de agua. Estos lubricantes son ideales para la masturbación (manos o juguetes), las relaciones sexuales sin protección y el juego acuático. Los lubricantes a base de aceite también se pueden utilizar para un masaje sensual.

Los lubricantes a base de aceite (u otros productos derivados del petróleo como la vaselina o el aceite mineral) no deben usarse con condones de látex, ya que pueden disolver el látex del condón o romperlos. Los diafragmas de látex y los juguetes sexuales de látex también deben mantenerse alejados de los lubricantes a base de aceite. Los condones que no son de látex (como los que están hechos de poliisopreno) también son sensibles a los lubricantes, así que revise el paquete antes de usarlo.

Los lubricantes a base de aceite pueden ser más difíciles de limpiar de las sábanas y de su cuerpo.

Lubricantes para el sexo anal.

Se recomienda la lubricación personal para el sexo anal, ya que el canal anal no produce líquidos para ayudar a facilitar la penetración. Además, el esfínter muscular apretado en la entrada del ano ofrece mucha más resistencia que la vagina, que está llena de pliegues y tejido estirable.

Las posibilidades de que el condón se deslice durante el sexo anal también están relacionadas con la lubricación. La aplicación de lubricación en el exterior del condón puede disminuir las posibilidades de deslizamiento, mientras que la aplicación de lubricación en el interior del condón puede aumentar las posibilidades de deslizamiento.


Es bueno saberlo antes de comprar


En general, evite cualquier lubricante que contenga sabores artificiales, colorantes, azúcares, aceites esenciales, aditivos adicionales o glicerina; nunca se sabe cómo reaccionará ante estos aditivos. Especialmente si es la primera vez que usa un lubricante, algunas de esas características adicionales como "calentamiento" o "hormigueo" pueden ser más abrumadoras de lo esperado. Además, solo porque un producto sea "natural" no significa necesariamente que sea mejor para usted. Verifique la lista de ingredientes, lea reseñas de productos, o vaya a una tienda de juguetes sexuales y pregunte a los expertos allí.

La glicerina o glicerol es un alcohol de azúcar que a veces se usa en lubricantes. Aún no se sabe si existe un vínculo entre los lubricantes que contienen glicerina y la salud de las bacterias en su vagina. Algunas evidencias sugieren que los lubricantes que contienen glicerina pueden aumentar las posibilidades de infecciones vaginales, mientras que otros encuentran que la glicerina no hace ninguna diferencia para la microflora de la vagina. Se necesita más investigación aquí.

Cuando elija un lubricante a base de agua, intente elegir uno que refleje la acidez de una vagina saludable (alrededor de un pH de 3.8 a 4.5) para evitar un mayor riesgo de vaginosis bacteriana. El ano tiene un nivel de acidez más neutro (pH 5,5 a 7), por lo que también trate de elegir un lubricante apropiado aquí también.

Algunos lubricantes también pueden contener productos químicos espermicidas, pero estos pueden causar irritación en la vagina y, por lo tanto, no se recomiendan para su uso. Si está tratando de concebir y está usando lubricante, asegúrese de comprar uno que sea específico para la concepción, ya que algunos lubricantes pueden disminuir la motilidad del esperma.


Sexo doloroso, una precaución


Si el sexo te duele, aumentar la lubricación no siempre es la respuesta. Muchas enfermedades o infecciones pueden presentarse con síntomas de dolor durante las relaciones sexuales, especialmente el sexo vaginal. Esto incluye trastornos de la piel, inflamación, infecciones, cambios hormonales, traumas y muchas otras causas. Si experimenta dolor recurrente o que empeora durante las relaciones sexuales, consulte a su médico.